R.E.L.: Crónicas de mi avenida

Crónicas de mi avenida

Capítulo 1: El Intrépido


Mi casa estaba situada en La Milagrosa, una avenida muy pintoresca ya que no tenía salida, sin embargo era tan amplia que tenía dos carriles en cada vía y un parque en el centro. Era muy frecuentada por personas que deseaban ejercitarse caminado o en bicicletas y por aprendices de conductores. El INVI de Los Minas era un barrio aparentemente tranquilo, al menos era esa la impresión que tuvimos al mudarnos allí.

Durante muchas noches la avenida no gozaba de todo su esplendor gracias a los apagones frecuentes, cosa que representaba un peligro para los niños del barrio que todavía a esas horas deseábamos recrearnos en el parque, ya que muchos motoristas y pasoleros solían transitar esas vías a toda velocidad y sin luz. Uno de ellos era "El Intrépido", personaje desconocido al que llamaré por ese nombre ya que este católicamente cruzaba todas las noches como alma que lleva el diablo por el frente de mi casa en un Honda 70 sin luz y haciendo tremendo ruido(por lo visto tenía resonador). Los vecinos ya estábamos hastiados con esta situación. Mi Padre junto con Manuel el Pollero y Luis el del Colmado decidieron construir un policía acostado en frente de mi casa.

Esa noche al igual que todas las demás se fue la luz. A eso de las diez yo intentaba tomar un poco de fresco en la galería y disfrutar en mi Walkman de las celebres melodías del gran Robert Nesta Marley. De repente escuché el sonido del motor del intrépido que se acercaba velozmente. Aquella sensación sonora de velocidad fue interrumpida por el estruendo que provoca el metal chocando contra el pavimento. El intrépido había cruzado el obstáculo que encontró frente a mi casa pero su motocicleta no pudo hacerlo de la misma forma. Nuestro querido motociclista de la oscuridad cayó cual pollo gringo recién golpeado por la espalda, es decir, convulsionaba moviendo su pie izquierdo de forma acelerada.


Tanto los vecinos de al lado como el pendenciero que les narra salimos a socorrer a aquel infeliz. La vecina procedió a echarle agua luego de que lo ayudáramos a levantarse. El se negó a ser llevado al medico y tomo su motocicleta y se fue. Yo quedé asombrado por la hazaña de aquel astro de la velocidad pero más me sorprendí cuando al otro día en la mañana vi que parte del policía acostado había sido rota con un pico. De inmediato pensé: el intrépido no pudo haber quedado con tanta fuerza como para vengarse tan rápido. Pero el hecho de que el seguía frecuentando nuestras calles por las noches durante varias semanas más, con la misma velocidad y sin accidentes, me hizo pensar que si.

Etiquetas:

| Siguiente »
| Siguiente »
| Siguiente »
| Siguiente »
| Siguiente »
| Siguiente »
| Siguiente »
| Siguiente »
| Siguiente »

Se han dicho como 5 cosas acerca de esto:

el 4 de julio de 2007, 9:05 a. m., Blogger Madelyn dijo...

Lastima que no me sale bien la risa de Jochy!! ja ja ja ja ja ja pobre Intrepido!! yo tampoco creo que fuera él, le pagó a unos cuantos tigueres para que lo hicieran!! ja ja ja

 
el 4 de julio de 2007, 11:03 a. m., Blogger Cheluca dijo...

Y a ese infeliz le pasó por andar con resonador... jajaja
Mira y entonces si tú crees que fue él... y ese desgraciaíto sin luces... cómo veía dónde era que él iba a pasar pa no volver a darse uno de esos saltos mortales?

 
el 4 de julio de 2007, 11:07 a. m., Blogger R.E.L. dijo...

Chelu: el rompió un extremo del policía, de tal manera que solo tenía que tomar ese carril al pasar por mi casa que quedaba practicamente en la esquina. Tiene que haber sido él(Dios me perdone!)

 
el 4 de julio de 2007, 2:39 p. m., Blogger Alejandro Correa dijo...

REL todavia me estoy riendo, imprimi esa vaina para que un compañero de trabajo lo lea jajajajajaja....ya veo que esta nueva serie va a resonar jejejejeje...

PD: Esta tarde o mañana te envio mi diario del peaton, estoy en eso...Saludos

 
el 5 de julio de 2007, 8:13 a. m., Blogger alyohara dijo...

jolines que intrepido tan jodon ese, aparte de hacer su bulla desbarato el policia uff las vainas de mi pais...
te sigo...

 

Publicar un comentario